Zapatillas de Ballet

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Zapatillas de Ballet

Mensaje por Mayra Exitosa el Lun Mar 31, 2014 10:37 pm

Zapatillas de Ballet
GF 2014
Por Mayra Exitosa
Historia alterna con los personajes de Candy Candy
Chicago Illinois, primavera de 1996.
En un salón de ballet una fila de pequeñas practicaban el lago de los cisnes, siete niñas de colores distintos y cabellos diferentes, se lucían ante la dama más sofisticada que visitaba ese lugar, una pequeña de ellas llamó la atención a la bella Priscila Andrew, los movimientos precisos, el toque que ella deseaba encontrar… en ese momento lo estaba observando con detenimiento en esa pequeña rubia de ojos verdes, que con su mirada perdida en su concentración, escuchaba la melodía sin notar a quienes la observaban desde los asientos y a la dama que dejo su lugar para acercarse y verificar quien era la pequeña bailarina.
Un jovencito desde la primera fila observaba a su madre Priscila detenidamente, al ver hacia donde dirigía su mirada, la pequeña bailarina se ganó en ese instante su admiración también, Candy levantó con toda armonía la pierna doblando la espalda, al lograrlo, brotó la sonrisa más hermosa que había visto en su vida. Para realizar los giros que la harían demostrar que todo lo que estaba realizando era mágico.
Una pequeña observaba tímida, por como Candy no había notado que Madame Andrew estaba viéndola a ella, casi salen sus lagrimas al sentir tan cerca a la mujer que representaba todos sus esfuerzos, ella era la primera bailarina de ballet con el mayor prestigio en Europa y América. Annie soltó sus lágrimas contenidas, emocionada perdió el paso e hizo tropezar a sus compañeritas detrás.
Candy por su parte, no escuchaba nada, solo la melodía que transportada a ese lago donde los cisnes lucían en todo su esplendor, cerró sus ojos girando su cuerpo, satisfecha porque se sentía flotar ante la melodía, dio el salto con toda su gracia hizo una hermosa sonrisa, sus bellos ojos se encontraron con aquel que la observaba minuciosamente. Doblo su pierna para terminar el baile sin despegar su mirada del joven, que en ese momento sin darse cuenta formó parte de su baile fantasía, al verlo sintió recibir el mayor premio de todos, la ternura y admiración de esos ojos celestes que la observaban solo a ella.
Una serie de aplausos suaves turbo su ensoñación, al notar que alguien aplaudía cerca de su rostro, era Madame Andrew quien con lagrimas emocionada, tomaba de la cintura a Candy elevándola en sus brazos y dándole tiernos besos, agradecida por el espectáculo que le había brindado.
---Pequeña, ¿Cuál es tu nombre? Una voz suave respondió antes que ella, contestando
--- ¡Priscila! Ella es mi hija Candy… ¿la has olvidado? Dijo sonriendo Violeta, al ver que su hija continuaba en los brazos de Priscila.
--- ¡Por Dios! Violeta… no lo puedo creer esta niña tiene la gracia de una bailarina profesional.
--- Gracias. Quería que fuera enfermera como todas las mujeres de mi familia, pero su padre la consciente en todo. Y ella baila para él.
--- Por eso apreció tanto a Edward, el sabe que su pequeña será quien algún día ocupe un sitio como la primera bailarina Internacional.
--- Gracias Priscila, entonces no sabías que ella era mi niña, eso hace sincera tu elección.
En ese momento detrás de Priscila un jovencito alto y delgado levantaba la cabeza para ver encima del hombro de su madre a la pequeña, que era abrazada mientras las damas conversaban. Candy al notar que fue hasta ella el joven, se ruborizó por completo apenada, sorprendiendo al chico ante sus ojos, pues ambos se estaban admirando, sin que sus madres se dieran cuenta.
Sin aviso, Priscila bajo a Candy dio un par de aplausos y la música de otra pieza volvió a entonarse, Candy sonrió feliz, esa pieza era especial, de inmediato sin que nadie le dijera ella comenzó a girar y a levantar sus pequeños pies, en un movimiento gracioso y rápido al demostrar que reconocía la melodía y la sabía por completo. Las pequeñas de inmediato tomaron varios lugares alcanzando los pasos que Candy ya había memorizado, el jovencito se paro frente a ella, haciendo una caravana tomo el lugar de pareja de Candy, haciendo que ella hiciera una sonrisa efusiva, el baile continuaba y el tomaba en varias ocasiones sus manos para levantarlas y que tuviera apoyo a sus giros. Sin esperarlo, tomó su cintura y en el momento indicado la elevó en sus brazos haciendo lucir a Candy como si fuera Madame Andrew quien estuviera bailando. Candy estaba emocionada, jamás nadie la había elevado tan alto y tan firme. Al bajar el joven la estrechó con su cuerpo y el baile terminaba con un brazo y una pierna elevada de Candy, mientras que él posaba una rodilla en el suelo y sus rostros unidos se admiraban. Fue tal el agrado para las dos damas madres de ambos, que ellas se abrazaron al terminar la pieza. Mientras que varias de las pequeñas que se encontraban ahí, mostraban tristeza en sus rostros, al no ser tomadas en cuenta.
Por la noche, los padres reunidos conversaban Edward White y William Andrew escuchaban emocionados a sus parejas, ante el descubrimiento de Priscila quien emocionada aseguraba que Candy llegaría a ser una bailarina profesional.
---Edward, tienes que decirle a Violeta que la pequeña debe dedicarse tres horas diarias al baile por las tardes, ya verás que los cuatro estaremos viendo bailar a tu hija, vestida como un ángel en el debut siendo ella la primera bailarina.
---Por supuesto Priscila, mi niña ama la música tanto como yo, estoy seguro que mi pequeña jamás dejará de escuchar la música de su corazón.
En el salón, el joven observaba a Candy sentada con sus pies flotando sin tocar el piso, ante el sillón donde estaba sentada, con una tierna sonrisa, ella estaba atenta escuchándolo porque describía todo lo que ella había realizado y su madre apreció sus movimientos.
--- Escuchas Candy, dicen que serás una gran bailarina.
--- Voy a poner todo lo que soy para lograrlo, ¿y tú estarás ahí?
--- Por supuesto. Conmigo es con quien estarás bailando. Le guiñó un ojo muy coqueto.
--- ¿De verdad? Dijo emocionada Candy
--- No permitiré que nadie me gane ese lugar.
--- Entonces, tampoco permitiré que nadie me lo gane a mí.

Costa de Norfolk, otoño de 1999.
“Doce personas murieron al estrellarse esta noche el jet privado del Corporativo Andrew en la costa de Norfolk al este de Inglaterra, informó BBC. La Primera Bailarina Priscila Andrew, su esposo William Andrew, sus amigos Violeta y Edward White, los pilotos Jeff Benet, Roger Byron, Eddie Colman, otros que viajaban también Mark Jones, David Pegg, Tommy Taylor, Lían Hilan y Duncan Edwards...”
Candy era abrazada por su Tía Luisa, quien vestida de enfermera, la llevaba al colegio después de haberse recuperado de un virus que la mantuvo en cama por semanas, lo cual fue la causa por la que no pudo viajar con sus padres. Ambas escuchaban la radio del auto, se enteraban que su familia se había estrellado en un avión. El impacto fue tal para ambas que se llenaron sus ojos de llanto y sin darse cuenta Luisa continuaba manejando por inercia, pasando un alto que ocasionó que un camión se impactara con ella, justo de su lado.
Ese día Candy fue llevada en una ambulancia al hospital, recuperándose de varicela, al ir al colegio se da cuenta de que perdió a sus padres y la única Tía que le quedaba, moría en un impacto de auto.
Un par de médicos no dejaban pasar a nadie, una enfermera llamada Verónica amiga de Luisa, tomó a Candy y la escondió, pensando que la pequeña sería llevada a un hogar para niños sin padres, ignorando todos los protocolos la escondió y la cuido ocultándola de todo, ahora que sabía que Candy se había quedado sin familia. Verónica usaba sus recursos para proteger a la pequeña y buscaba todos los medios para que ella no sufriera más perdidas, usaba sus contactos médicos, de incapacidades y de papeleos, para asegurarse que Candy estuviera protegida y no la encontraran, mientras que todos los bienes de su familia quedaban a su nombre, con la custodia pendiente y los bienes de su Tía Luisa por igual, haciendo que Candy recibiera beneficios entre becas, estudios y seguro de forma inmediata.
En Europa, en un colegio privado entraba George Johnson, con la confirmación de la noticia para Albert, quien era abrazado por este, ante el evidente dolor tan grande. Albert en un par de meses sería mayor de edad, sin embargo sus padres lo protegieron de tal manera que nadie podía tocar la fortuna, solo él bajo la supervisión directa del administrador de la familia.
--- ¿Y la hija de los White?
--- Ya envíe por ella. La traerán aquí para despedir a su familia, estará contigo.
--- Gracias George. Procura que no le falte nada por favor.
Pasaron los días, se daban cuenta que la familia de Candy había sufrido un accidente automovilístico y la pequeña había desaparecido de la faz de la tierra.
avatar
Mayra Exitosa
Agente

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 12/03/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Zapatillas de Ballet

Mensaje por Luisy_Andley el Lun Mar 31, 2014 11:28 pm

Wiiiiiii sigue sigueeee esto estara super nenaaa

_________________
avatar
Luisy_Andley
Admin

Mensajes : 73
Fecha de inscripción : 06/03/2014

http://albertlovers.webmaster-foro.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.